> Introducción

La Medicina Nuclear es una especialidad médica que se dedica principalmente al diagnóstico de pacientes, proporcionando una información esencialmente funcional, así como al tratamiento de diversas patologías mediante el uso de radioisótopos o isótopos radiactivos, las radiaciones nucleares, y otras técnicas biofísicas afines, para el diagnóstico, terapéutica e investigación médica.

Se basa en la introducción de un isótopo radiactivo por diferentes vías para ver su distribución por el organismo.

Los isótopos pueden ser estables (no emiten radiaciones), o radiactivos por emitir radiaciones del núcleo como fenómeno tendente a la estabilidad.

Estas radiaciones emitidas pueden ser de diferente naturaleza:

  1. Radiaciones electromagnéticas, como la radiación gamma
  2. Emisiones de partículas alpha y beta
    Los radioisótopos utilizados en Medicina son generalmente artificiales y proceden de reacciones nucleares que tienen lugar en reactores nucleares y/o en ciclotrones. Los radionúclidos se utilizan en Medicina Nuclear en formas químicas:
  1. Simples, como yoduros para el I 131 o pertecnetatos para el Tc 99m.
  2. Estructuras moleculares complejas como trazadores o marcadores, llamados “radiofármacos”. Estos son seleccionados con el fin de que, mediante sus características bioquímicas, sigan un determinado camino metabólico, fijándose en diferentes estructuras, donde merced a la emisión de su radiación pueden ser detectados.

Para la realización de las exploraciones diagnósticas se utilizan emisores de radiación gamma y cuando se quiere realizar una aplicación terapéutica, se utilizan principalmente emisores de radiación beta.

La administración de radiofármacos se hace por diferentes vías: oral, intravenosa, inhalatoria, intracavitaria (intratecal, intraarticular, intraabdominal, etc…), pero son la oral y especialmente la intravenosa las más usadas.

nuclear.jpgPara la obtención de imágenes una vez administrado el radioisótopo, utilizamos una gammacámara que registra la radiactividad del órgano en estudio, y a continuación se obtienen unas imágenes llamadas Gammagrafías, que nos ofrecerá información morfológica y funcional/ dinámica. Existen diversos tipos de estudios gammagráficos: – estudios estáticos la forma de adquisición más sencilla y que consiste en la formación de una sola imagen acumulando cuentas (interacciones radiación-detector aceptadas) durante un periodo de tiempo predeterminado; – estudios dinámicos o sincronizados en que se adquiere una secuencia de imágenes, permitiendo valorar la variación de actividad durante su paso a través del órgano diana y SPECT (Tomografía por emisión de fotón único), que consiste en obtener la distribución tridimensional del radiotrazador, partiendo de imágenes planares obtenidas desde diferentes orientaciones.

Recientemente, con el desarrollo de pequeños aceleradores de partículas (ciclotrón) ha surgido la utilización de radioelementos emisores de positrones. La instrumentación desarrollada se denominada PET (tomografía por emisión de positrones), que también permite obtener la distribución tridimensional. Los elementos utilizados que puede disponerse en –C11, O15, N13, F18.

Todas las prácticas que se llevan a cabo en Medicina Nuclear son de tipo no invasivo. La preparación del paciente y el tiempo de exploración dependerán de la técnica a estudiar. Las dosis de radiación que recibe un paciente al que se practica una exploración gammagráfica, son similares a las ocasionadas por otros métodos diagnósticos (radiográficos y tomográficos) y no suponen ningún riesgo especial para el paciente.

Aunque debe evitarse la práctica de exploraciones con radiaciones a mujeres embarazadas, deberá valorarse cada caso en particular y considera si los riesgos que pueda suponer para el feto superan o no el beneficio que pueda obtenerse de la madre. En el caso que sean pacientes lactantes, hay que comunicarlo antes de cualquier inyección. Hay substancias que se eliminan a través de la leche materna y pueden ser perjudiciales para el lactante.

Los radiofármacos administrados son rápidamente eliminados por el organismo, en horas o como máximo en pocos días y las reacciones alérgicas que pueda ocasionar la administración de un radiofármaco son muy raras y en el caso que se produjeran son leves.

 > Tipos de Pruebas

nuclear_2.jpg

  • Gammagrafía ósea, permite estudiar la patología del sistema musculoesquelético Esta exploración está indicada en la detección de alteraciones óseas metabólicas, traumática, infecciosa o tumoral.
  • Gammagrafía pulmonar, que se utiliza para conocer si existe alguna obstrucción (trombo) en las arterias pulmonares
  • Gammagrafía renal, que permite obtener una información morfológica de ambas siluetas renales y simultáneamente conocer con gran precisión el porcentaje de función que le corresponde a cada uno de ellos.
  • Gammagrafía Tiroidea, Permite evaluar la anatomía morfológica de la glándula. Se utiliza para detectar restos quirúrgicos de tiroidectomias totales o parciales, tejido tiroideo ectópico, quiste tirogloso y nódulos.
  • SPECT Cardiaco, Permite en forma no invasiva evaluar la perfusión miocárdica, en reposo y esfuerzo. El estudio puede realizarse de dos maneras: mediante electrocardiograma de esfuerzo previo (ergometría) o con la infusión endovenosa de un fármaco (adenosina, dipiridamol) que simula la misma. Una vez logrado el esfuerzo máximo, se inyecta el radiofármaco (Metoxi- isobutil-isonitrilo-Tc99m o Tl 201) que se fija en el miocardio. Si una arteria coronaria se encuentra parcial o totalmente ocluida, llegará menos radiofármaco a los segmentos musculares irrigados por dicha arteria. Posteriormente, se adquieren las imágenes de reposo con nueva inyección de radiofármaco. Con este estudio también podemos obtener estudios sincronizados con el electrocardiograma del paciente (gated-SPECT), permitiendo la visualización de la perfusión miocárdica en diferentes momentos del ciclo cardiaco (sístole y diástole).
  • SPECT Cerebral, Valora las alteraciones focales o difusas de la perfusión cerebral. Las aplicaciones clínicas más importantes son: diagnóstico y evaluación de enfermedades cerebrovasculares; diagnóstico diferencial de demencias (demencia senil, Alzheimer); identificación del foco epiléptico en epilepsias parciales.
  • La Tomografía por Emisión de Positrones (PET, siglas de Positron emission tomography), es un procedimiento que explora los procesos bioquímicos celulares mediante el empleo de elementos que emiten positrones, como la fluor-18 desoxiglucosa (FDG). Las principales aplicaciones de la PET son en el campo de la cardiología, neurología y oncología.
  • Ventriculografía isotópica, Estudio para detectar isquemia miocárdica. Permite evaluar la función ventricular izquierda o derecha en reposo y esfuerzo, a través de la fracción de eyección y la motilidad parietal.

 > Criterios de Calidad

Mediante el Real Decreto 1841/1997, de 5 de diciembre se establecieron los Criterios de Calidad en Medicina Nuclear (Criterios_Calidad_MN-RD1841-1997).